Crema solar del verano pasado, utilizarla ¿sí o no?
18477
post-template-default,single,single-post,postid-18477,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
crema solar

30 Abr Crema solar del verano pasado, utilizarla ¿sí o no?

Usar crema solar del verano pasado es la gran cuestión. Las precauciones en este caso no deben de ser escasas. Las cremas solares pueden ser incluso más efectivas que las sombrillas. Sin embargo, hay una duda que reina entre los veraneantes: ¿Puedo utilizar la crema solar del año pasado?

 

Lo cierto es que un bote de crema solar no es como comprar un perfume. El bote no se llega a utilizar por completo. Lo típico que vamos a ir unos días a la playa y compramos un bote de crema solar para ese tiempo y al volver no hemos gastado ni el 20%. Al año siguiente vamos a utilizar nuevamente el protector y nos acordamos de ese bote que compramos, pero no estamos seguros de si es adecuado o no.

La respuesta es sencilla. Muchos dermatólogos recomiendan utilizar los fotoprotectores en la misma temporada una vez abiertos. Pasada la fecha de caducidad, que es de doce meses en todos los casos, el consumidor debe saber que ha perdido su eficacia protectora frente al sol y como barrera de sus efectos en la piel.

Bien, lo cierto es que las cremas de protección solar no pierden su nivel de protección un año después de su apertura, eso sí, siempre y cuando se conserven de forma adecuada. Las condiciones por las que atraviesa una crema desde que es abierta pueden llegar al extremo, puesto que se trasladan a la playa bajo un sol de infarto, se meten en el coche, etc., alcanzando temperaturas que en ningún grado garantizan la capacidad de protección y el resultado es que el factor de protección real de un año a otro, pueden no correspondería indicado en el envase.

EL CONSEJO CLAVE

En cualquier caso, si usas una crema solar del año pasado y al tomar el sol notas cierto enrojecimiento, irritación o picazón, sin duda hay que obedecer al sentido común y descartarla. No obstante, en muchos de estos productos siguen manteniendo no solo su textura, sino su nivel de protección a pesar del paso del tiempo.

Pero recuerda, la conservación es la clave.



Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies