¡Más frecuentes de lo que piensas! Errores en tu limpieza facial
19343
post-template-default,single,single-post,postid-19343,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
Errores en la limpieza facial

04 Ene ¡Más frecuentes de lo que piensas! Errores en tu limpieza facial

Como sabes, la limpieza es un paso básico en cualquier rutina facial. Sin embargo, no siempre la llevamos a cabo de la manera correcta y cometemos ciertos errores. Sin embargo, una limpieza facial adecuada puede marcar la diferencia en todo un tratamiento. Ya que este primer paso deja la piel receptiva y preparada para la aplicación posterior de los diferentes cosméticos que utilicemos.

Errores durante la limpieza facial

Durante la limpieza no sólo desmaquillamos la piel. También arrastramos la suciedad acumulada durante el día, ayudamos a que la piel se oxigene y evitamos la obstrucción de los poros y la aparición de los granitos. Eso sí: muchas veces cometemos ciertos errores. Hoy te hablamos de los más comunes. ¡Toma nota!

1. El limpiador que usas no es el correcto

Recuerda: para que la limpieza sea realmente efectiva, es importante que utilices un limpiador adecuado para tu tipo de piel. Para ello, te recomendamos que acudas a tu centro de estética, donde te realizarán un diagnóstico y te recomendarán el limpiador adecuado. Ten en cuenta que cada piel es diferente y que, en el caso de la limpieza, hasta la textura influye.

2. Limpiezas demasiado frecuentes

En el caso de la limpieza, tan malo es el defecto como el exceso. La frecuencia ideal de la limpieza facial es 2 veces al día: una por la mañana y otra por la noche. Sobre todo si vives en la ciudad, y tu piel está expuesta a factores como la contaminación, por ejemplo.

3. Exfoliar demasiado

Lo ideal es exfoliar la piel una vez por semana. Este paso de la rutina facial, es saludable para la piel, ya que contribuye a eliminar las células muertas. Sin embargo, un exceso de exfoliación puede alterar la piel, sensibilizándola y dejándola desprovista de su capa-barrera. ¡Ten cuidado! Sobre todo en los meses de frío, conviene protegerla de forma adecuada.