Esponja Konjac: las claves que tienes que conocer sobre ella
19724
post-template-default,single,single-post,postid-19724,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
esponja Konjac

27 Nov Esponja Konjac: las claves que tienes que conocer sobre ella

Esta herramienta beauty es una de nuestras mejores aliadas en nuestros tratamientos profesionales Matis en cabina. ¿Pero conocías sus beneficios y para qué sirve la esponja Konjac? ¡Te lo contamos!

¿Qué es?

La esponja Konjac proviene de una planta asiática milenaria. En Asia lleva usándose desde tiempos inmemoriales en diferentes ámbitos relacionados con la salud y la belleza, e incluso en otros como la cocina. Además, es biodegradable.

¿Para qué sirve?

Esta herramienta beauty se utiliza, en esencia, para limpiar el rostro en profundidad. Exfolia suavemente la piel y elimina las células muertas, además de contribuir a la reducción de imperfecciones. La esponja Konjac es capaz de atrapar suciedad, bacterias e incluso el exceso de sebo de la piel. ¿Suena maravilloso, verdad? Pues esto no es todo: también te ayuda a eliminar el maquillaje, e incluso puede ser utilizada previo aplicación de tu crema hidratante habitual para potenciar la penetración de activos.

¿Cómo se utiliza?

En Matis utilizamos la esponja Konjac en algunas fases de nuestros tratamientos en cabina para garantizar un estado óptimo de tu piel, limpia y exfoliada. Si la adquieres para uso personal, ¡ten en cuenta cómo se utiliza correctamente! Este producto es rugoso y áspero, y por ello es necesario humedecerla antes de que toque la piel. Una vez tenido esto en cuenta, esta esponja es apta para todo tipo de pieles. Has de deslizarla por tu rostro suavemente mediante movimientos circulares, con o sin producto limpiador. ¡Conseguirás una piel totalmente libre de impurezas y lista para recibir tus cosméticos habituales! Cuando termines, escúrrela bien y déjala secar hasta su próximo uso. Cuando notes que sus fibras están dañadas, es momento de adquirir otra nueva. Pero tranquila: duran intactas un par de meses.


Dale a PLEI y descubre mucho más contenido



Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies