Rutina de belleza para pieles jóvenes, todo lo que debes saber
18965
post-template-default,single,single-post,postid-18965,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

18 Sep Rutina de belleza para pieles jóvenes

¡ATENCIÓN! Las pieles jóvenes no están a salvo. Tanto si hablamos de lineas de expresión como de arrugas, lo cierto es que la salud del cutis es una de las mayores preocupaciones de las mujeres y cada vez, de las mujeres más jóvenes. Según van pasando los años, cada tipo de piel requiere unos cuidados muy concretos y no es lo mismo enfrentarse a los problemas de una piel joven que a los de una piel ya madura. ¿Quiere saber cómo mimar la piel en función de su edad?

 
Las pieles jóvenes se caracterizan principalmente por mantenerse tersas y elásticas. Su manto lipídico absorbe a las mil maravillas todos los nutrientes y su aspecto es radiante y luminoso. Sin embargo, esto no durará siempre. El tiempo pasará y cuando menos te des cuenta, comenzarán a salir las primeras lineas de expresión y la falta de elasticidad en la piel podrá ser más notable.

Por ello, es aconsejable llevar una rutina de belleza desde bien jóvenes. A partir de los 25, debe ser obligatorio para lucir una piel bonita y sana seguir los consejos de los expertos en belleza y adaptar una rutina de belleza a tu tipo de piel y necesidades. Pero antes de los 25, también es necesario. Piensa que una piel bien cuidada desde pronto, es sinónimo de una piel más sana, luminosa, con menos arrugas y mejor cuidada en el futuro.
 

3 PASOS CLAVE

 
La hidratación, la limpieza y la protección solar son los 3 pasos clave para lucir una piel sana a cualquier edad. Además, al tener la piel firme y sin arrugas, lo que debemos hacer entre los 20 y los 30 es cuidarnos para que siga así el máximo tiempo posible. ¿Cómo? Con una buena alimentación, sana y variada, y con mucha protección solar, pues el sol es el primer causante del envejecimiento de la piel.

La limpieza diaria es imprescindible y debe realizarse por la mañana y por la noche, pues además del maquillaje, hay que eliminar las impurezas que se depositan sobre los poros, y el sebo que produce la propia piel. Tenemos varias opciones para llevar a cabo este paso: los desmaquillantes, en leche o en crema, mejor para la noche; los geles jabonosos son ideales para pieles grasas y mixtas y para las sensibles y las pieles secas pueden usar jabones, pero que no tengan alcohol o se resecará aún más la piel.

 

 

Tras este paso podemos aplicar un tónico astringente con un algodón, que sirve para cerrar los poros. Tanto el tónico como el desmaquillante se aplican a golpecitos, no arrastrando.


 

¿Qué más debemos hacer?

 
A partir de los 25 años, la regeneración de la piel empieza a ralentizarse, el colágeno y la elastina se pierden un poco aquí y allá, la luminosidad de la piel joven empezará a fallar tarde o temprano. Es el momento de prevenir, de pasarse a la cosmética de primeras arrugas y prevención. Ni se te ocurra utilizar cosmética para pieles maduras: esa ya la pillarás en futuras décadas. Por ahora, añadir un contorno de ojos y un fluido o crema de noche es una buena idea.
 


 
El abanico de necesidades de la piel a esa edad no es ya tan generalizado. Unas tenéis la piel algo más seca, las pieles grasas lo son menos. Lo mejor que podéis hacer para vuestro rostro es mantener la hidratación alta y empezar con los gestos anti-edad sin agobios. Con un buen mantenimiento, una piel a los 30 años de edad puede tener visiblemente 25, incluso 22 años.

 



Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies